Comportamiento deportivo de los padres

Todos los padres deberían, al menos conocer, las cuatro reglas del comportamiento deportivo paterno (Martens y Seefeldt-1.979):

- Permanecer sentados.

- No gritar instrucciones ni críticas a sus hijos.

- No hacer comentarios despectivos del equipo contrario, otros padres , o jueces.

- No interferir con el entrenador durante la competición.

Factores que contribuyen al éxito deportivo. En este aspecto hay varias cuestiones importantes (Rosen 1967):

- Los padres deben de confiar en el entrenador , ya que si no, no le entregarían a su hijo para su formación deportiva, Algunos padres pueden sentir celos injustificados para no perder la admiración de su hijo.

- Algunos padres son tan competitivos que no toleran bien el triunfo de sus hijos. Historias de lo bien que lo hacía el cuando era jóven o machacar al chaval con errores sin importancia no es tan infrecuente. Igualmente cuando aparece la frustración al haber perdido un partido, los padres capaces deberían enfocar constructivamente la situación y ver el lado positivo.

- Algunos padres simplemente están ausentes de la formación de sus hijos. No existe sustituto para la comunicación padre-hijo, y para estos padres remotos, la presencia en los partidos puede ser muy importante para el chaval.

- La educación, y el fútbol es parte de ella, es un proceso hacia la emancipación. Bajo ciertas condiciones, permitir que los hijos tomen sus propias decisiones es el mejor favor que un padre puede hacer por su hijo.

Regla táctica fundamental de Bauer (1.988):

"Todo lo que refuerce al jugador en su estabilidad psíquica es correcto. Se debe eliminar todo aquello que hace inseguro al jugador".

- Las principales responsabilidades de los padres de fútbolistas jóvenes se pueden resumir en las siguientes recomendaciones:

"Animar a su hijo a jugar al fútbol y a practicar deporte como parte de un estilo de vida activo".

"En ningún caso se le debe presionar, de manera que tiene que ser el propio niño el que escoja libremente el deporte que quiere practicar y permitiéndole, si fuera su decisión abandonar el deporte (por mucho que el niño tenga excepcionales cualidades y posea un gran talento).

"Entender lo que su hijo quiere conseguir del fútbol o a través de él, esto tiene que ver con que los padres conozcan la o las principales razones de participación de su hijo en ese deporte en concreto. Esto se encuentra íntimamente relacionado con dar a su hijo un entorno positivo y adecuado para satisfacer esos motivos que le han llevado a jugar al fútbol".

"Asegurarse de que el entrenador está lo suficientemente cualificado para entrenar / educar a su hijo".

"Ayudar al chaval a establecer metas de rendimiento realistas acorde con sus capacidades. Este aspecto permitirá que el joven jugador experimente éxitos y gusto por la práctica deportiva.

"Ayudar al niño a entender y valorar las "lecciones" que le ofrece su participación deportiva. En una temporada es positivo que se produzcan momentos "buenos" y "malos", de manera que de cada uno se puedan extraer consecuencias beneficiosas y positivas y de esta manera el fútbol pueda ser una especie de "escuela de vida" para los jugadores".

"Ayudar a su hijo a encontrar responsabilidades para con el entrenador y con el equipo. Que sepa que se compromete con sus compañeros y con el entrenador a una serie de "aspectos" que debe tratar de cumplir además de sus responsabilidades fuera del fútbol, donde destacan especialmente las académicas".

"Establecer pautas de comportamiento apropiadas cuando sea necesario".

"Dejar al niño a cargo del entrenador en los entrenamientos y en los partidos y no tratar de entrenarlo o dirigirlo desde las gradas".

"Ofrecer al entrenador información concerniente al estado del niño y que va a sernos muy útil para interpretar los esfuerzos que aplica en determinadas situaciones, su manera de comportarse, etc."


Para ver y descargar los documentos de esta web necesitas tener instalado Adobe Reader
Pulsa en el enlace para descargarlo

Futbol Base

Visitas